domingo, 17 de enero de 2010

LA CANCIÓN DE ROLDÁN

.

LA "CANCION DE ROLDAN"
El. caballero francés Roldán muere en Roncesvalles

Hacia el siglo VIII, el poderoso Carlomagno, al mando del ejército franco, penetra en España que había sido ya invadida por los moros. Aunque su propósito era conquistar Zaragoza, en poder de un reyezuelo sarraceno, no pudo conseguirlo. De regreso a Francia, la retaguardia de sus tropas fue atacada por los vascos en el paso de Roncesvalles. En la batalla, que resultó desastrosa para los francos, murió un caballero muy allegado al emperador: Rolando.

El recuerdo de esta batalla y de las pérdidas que en ella tuvieron los francos permaneció vivo entre las gentes durante siglos. Probablemente se compondrían canciones, relatando los hechos más memorables, que los juglares difundirían con sus recitaciones a lo largo y ancho de todo el territorio ocupado por el pueblo que ha dado nombre a todo el país: los francos.


La lengua "oil" para un pueblo de guerreros, la lengua "oc" para un pueblo de poetas

El pueblo que ocupaba todo el norte de Francia se diferenciaba profundamente del pueblo que vivía en el sur, en la regíón que hoy denominamos Provenza. Los francos eran rudos guerreros, mientras que los habitantes del Languedoc -actual Provenza- eran mucho más cultos y refinados. Incluso la lengua que hablaban unos y otros era distinta.

En Provenza se hablaba la lengua "oc" -de ahí proviene el nombre de Languedoc-, mientras que los francos hablaban la lengua llamada "oil". Es lógico que las primeras manifestaciones literarias de estos dos pueblos tuvieran también profundas diferencias. En Provenza se cultivó muy tempranamente y alcanzó gran esplendor la poesía lirica, mientras que en el norte floreció muy
pronto la épica.




"La Canción de Roldán",
primer monumento
de la épica francesa

El más antiguo cantar épico que se conserva es la "Canción de Roldán", de finales del siglo XI. En él figura un nombre: Turoldo, que puede ser el de un juglar que dio forma literaria al tema que vivía en la tradición oral desde el siglo VIII.

Transcurren tres siglos desde, que la retaguardia de Carlomagno es atacada por los vascos hasta que un poeta inmortaliza la batalla en un poema que se torna como pórtico de la literatura
francesa.

Durante estos tres siglos los hechos históricos se han ido deformando, se buscaron justificaciones para el fracaso de la empresa y se logró centrar el interés en el ejemplo que el valor de los guerreros dio a los francos y no en las pérdidas que la derrota supuso para Francia.


El autor de la "Canción de Roldán" recoge esta tradición y compone un bello poema en el que pueden distinguirse tres partes:

- Traición de Ganelón.
-Batalla de Roncesvalles y muerte de Roldán.
-Venganza del emperador Carlomagno.

Traición de Ganelón. - Durante siete años han combatido los francos en España contra el dominio musulmán. Han librado con éxito diversas batallas, pero Marsile, rey moro de Zaragoza, les ha ofrecido resistencia constante y no han conseguido vencerle. Al fin, cansado de batallar, envía emisarios a Carlomagno para concertar la paz. Alguno de los nobles francos tendrá que entrevistarse con Marsile para firmar el armisticio. Marsile es engañoso y traidor y nadie sabe qué suerte correrá el caballero franco que se. adentre en sus dominios. Roldán, uno de los doce pares de Francia, se ofrece para llevar a cabo tan difícil misión.

Carlomagno ama entrañablemente a su sobrino Roldán, por su valor y nobleza de carácter. y no quiere exponerse a perderlo. por lo cual le niega el permiso para concertar la paz con Marsile. Roldán propone entonces que sea su padrastro Ganelón el que negocie la paz en Zaragoza. Este se resiste, pero tiene que aceptar porque el emperador lo manda. Despechado, Ganelón siente crecer el odio que siempre le ha inspirado Roldán y sale hacia Zaragoza maquinando su venganza contra el héroe franco. Consigue su propósito poniéndose de acuerdo con Marsile para que, engañando a Carlomagno con promesas de paz, ataque al ejecito franco cuando emprenda su retirada hacia Francia.



Batalla de Roncesvalles y muerte de Roldán. - Ganelón comunica al emperador el éxito de su embajada. Carlomagno, confiado, regresa hacia Francia. Roldán, que manda la retaguardia de las tropas, se ve sorprendido por un ataque inesperado de los sarracenos. Con Roldán están otros nobles, también pares de Francia: el prudente Oliveros, el arzobispo Turpin y un ejército compuesto de 20.000 guerreros francos.
Oliveros, el prudente, pide a Roldán que toque su olifante para que Carlomagno lo escuche y regrese en su ayuda. Pero el valeroso Roldán no accede. Quiere bastarse con sus propias fuerzas. Luchan denodadamente pero el esfuerzo es inútil, porque el ejército de los infieles es muy numeroso y continuamente caen sobre los francos nuevas avalanchas de tropas enemigas.

Roldán, perdida toda esperanza, toca su cuerno de marfil con tanta fuerza que los tímpanos le estallan.

Venganza de Carlomagno, - Los más nobles caballeros de Francia han muerto ya. Roldán, mortalmente herido, arrastra los cadáveres de sus amigos ante el arzobispo Turpin que, agonizando, los bendice. Por último, el mismo Roldán se tiende en tierra bajo un pino, coloca junto a él su espada "Durandarte" compañera de tantas batallas y, sintiendo que ha llegado el final de su vida, pide perdón a Dios y muere mirando las tierras de España.

Carlomagno oye el olifante y siente que Roldán está en peligro. Ganelón quiere disuadirle pero Carlomagno ordena a sus tropas que retrocedan, y sospecha que ha sido traicionado.

Al conocer que el emperador se acerca, los infieles huyen, perseguidos por las tropas cristianas que les dan alcance y los aniquilan. Ganelón, el traidor, es ajusticiado, y Cartomagno regresa a Francia llorando a sus caballeros muertos.

Doña Alda, prometida de Roldán, muere de dolor cuando conoce la triste nueva. El Romancero español recoge este episodio en el popular "Romance de Doña Alda".


La "'Canción de Roldán"
es un relato más fabuloso que real

A diferencia del "Poema de Mio Cid", que es esencialmente histórico, la "Canción de Roldán" ofrece grandes deformaciones de los hechos. Así, nos presenta a los sarracenos atacando a la retaguardia del ejército franco, cuando en realidad fueron los vascos los que les causaron la derrota.

Los sucesos fabulosos abundan en el poema y los personajes realizan, con frecuencia, hazañas inverosímiles. Las descripciones del paisaje son escasas. No interesa el escenario sino la acción y el carácter de los guerreros.

Los nobles que acompañan a Cariomagno -los doce pares de Francia- son valientes y muy leales al emperador. En el Cantar se nos presentan exclusivamente como guerreros. Ningún sentimiento personal encontramos en ellos, sólo el de la amistad que unos a otros se profesan.Por ello sorprende el contraste de esta ausencia de sentimiento amoroso en los guerreros francos con el amor que doña Alda siente por Roldán, tan poderoso que le causa la muerte.


La ""Canción de Roldán",
símbolo de la unión entre los nobles y de lealtad al emperador

En el siglo XI, los nobles franceses eran muy poderosos y la autoridad real estaba muy debilitada. Las revueltas eran continuas y Francia estaba en una situación de confusión y desorden totales. Con la "Canción de Roldán" se exalta el valor de la unión y la sumisión de la nobleza a la monarquía, poniendo de manifiesto cómo, gracias al poder que la realeza tenía en el siglo VIII, se consiguió vencer a los sarracenos que amenazaban invadir Europa.

La batalla de Roncesvalles. que no tuvo en realidad gran importancia histórica, se convierte en el Cantar en el símbolo de la victoria del mundo occidental contra el oriental, de los cristianos contra los infieles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada